Carolina Marinas

Hola, soy Carolina Marinas ( 1978
y soy diseñadora textil, historiadora del arte, catedrática y artista y desde el 2005 desarrollo mi obra de arte textil combinándola con técnicas mixtas
como el collage, la pintura al óleo y al acrílico o el estuco para texturas murales
Mi punto de partida para desarrollar un estilo propio ha sido desde siempre el Arte Textil Fiber Art), enfocándolo hacia la experimentación con fibras naturales y sintéticas y otros materiales textiles como el fieltro y textiles y materiales reciclados de uso cotidiano Igualmente me gusta
mucho explorar técnicas de tejeduría tradicionales como el macramé, la
tejeduría en telar vertical, el crochet, o el bordado para crear obras únicas y
originales que fusionen lo textil y lo pictórico

Carolina Marinas

Espacios sagrados, buscados, construídos y recordados…

Carolina Marinas utiliza el tejido, las fibras para evocar experiencias, paisajes vividos e imaginados.

Las postales de lo experimentado se imbrican con elementos visuales reproducidos en fotografías, estudiados, viralizados por las redes.

Principalmente, la artista recrea el paisaje latinoamericano, sus texturas, sensaciones y costumbres, puesto que el tejido forma parte importante de la cultura prehispánica.

Una red de historias, momentos y voces que se entrelazan en un relato total.

Reescribir continuamente el pasado creando un palimpsesto: el cambio sucede en forma acelerada y los procesos son cada vez más veloces. Las costumbres van cambiando pero la memoria permanece.

Carolina Marinas trata de enhebrar en un lienzo-retablo un conjunto de impresiones físicas, sensoriales y emotivas que dejaron una huella, se convirtieron en vivencias, lugares mágicos, o sitios transformados por su visión particular.

Obras-tapices o manifestaciones de lo sagrado

Por otro lado, las obras de Carolina Marinas pueden ser vistas a la manera de quipus modernos. Los quipus consistían en mapas textiles que demarcaban sitios y símbolos especiales para las culturas precolombinas de antaño.

En la cultura incaica, el quipu o khipu (del quechua khipu, «nudo») consiste en un cuerda de la que cuelgan otros cordeles (a veces centenares o miles) de diversos colores, anudados. Gracias a ellos, los quipucamayocs o especialistas en quipus incas, dejaban constancia de todo aquello que tuviese importancia para la administración del imperio (tributos, censos, cosechas), incluso relatos mitológicos, genealogías de gobernantes o poemas épicos. 

Estos quipus también contabilizaban la existencia de las huacas, o espacios sagrados.

Lugar sagrado entendido como montaña, un río o arroyo, un árbol, o también un ídolo de piedra o madera. Es decir todo objeto de adoración y considerado con cualidades espirituales o sobrenaturales.

Carolina Marinas retoma estas temáticas, materializando ídolos imaginados, pero resucitados del olvido. 

Esta exhibición nos invita a reconsiderar el valor de las costumbres que integran nuestra identidad,

o pérdida de ella. 

La mirada personal vuelve a tener valor por sobre lo colectivo, global y homogéneo.

Las voces del pasado nos obligan a reflexionar el futuro.

La artista propone una evaluación de lo que es realmente importante y significativo, más allá del cambio pasajero. Volver la mirada hacia la realidad, renovando todos los días nuestro compromiso con nosotros mismos, con nuestras emociones.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s